¿Cómo organizar los libros en una estantería?

Bibliotecas

Hay algo en la experiencia de hojear un libro bien leído que no se puede comparar con un lector electrónico. Pero de vez en cuando, esos libros tienden a amontonarse y a meterse en todos los rincones. 

Una de las formas más sencillas de almacenar tus preciadas publicaciones es una práctica estantería. Sin embargo, organizar dicha estanterías o bibliotecas puede ser un poco complicado. Hasta ahora.

Organiza tus libros por categorías

El primer paso para organizarse es encontrar el sistema que mejor se adapte a ti. En pocas palabras, no hay una forma correcta o incorrecta de clasificar tu colección de libros. Hay, por supuesto, pros y contras en cada método, pero el resultado será el sueño de un amante de la organización sea cual sea la forma que elijas.

Por orden alfabético: Hay un par de opciones diferentes en este caso. Puedes ordenar tus lecturas por autor o por título. Si tienes una colección bastante grande, organizarla por el apellido del autor te ayudará a encontrar lo que buscas con más facilidad. Será como tener una minibiblioteca para ti (y tus amigos) en tu propia casa.

  • Por géneros: 

Si eres un lector de muchos géneros diferentes, esta categoría es para ti. Ordena las novelas en sus respectivos géneros y encuentra fácilmente la lectura ideal para tu estado de ánimo en tus bibliotecas, ya sea un misterio apasionante o un manual de instrucciones sobre tu afición favorita.

  • Ficción vs. No ficción: 

Este método es muy fácil para una colección pequeña. Empieza por agrupar tus libros de ficción y luego todos los demás pueden vivir en una sección diferente para encontrarlos fácilmente.

  • Por colores: 

Para conseguir una estantería digna de Pinterest, lo mejor es organizar los libros por colores. Esta tendencia es una manera popular de hacer una declaración con sus libros, así como la duplicación de la decoración. 

Prueba a organizarlos en forma de arco iris para conseguir un despliegue de color o agrupa tonos cálidos y fríos para conseguir un efecto llamativo. El único inconveniente de esta categoría es que, a menos que conozcas el color del lomo de cada libro, elegir tu próxima selección o centrarte en un título concreto puede ser un poco complicado.

  • Leído vs. No leído: 

En lugar de dejar de lado los nuevos títulos hasta que tengas la oportunidad de leerlos, crea una o dos estanterías sólo para este propósito. Cuando sientas la necesidad de empezar una nueva lectura, sabrás exactamente dónde ir.

Formas de estilizar una estantería

Una vez que hayas clasificado tus novelas en el orden que prefieras, es el momento de darle estilo y añadir un poco de personalidad a la estantería.

  • Orientación de los libros: 

No tengas miedo de apilar tus libros e incluso utilizarlos como improvisados elevadores. Para añadir un poco de estilo y romper las líneas verticales, apila los libros horizontalmente entre ellos. Alterne las orientaciones a lo largo de las bibliotecas para conseguir una exposición con estilo.

  • Combínalo con accesorios: 

Dale un buen uso a esos elevadores improvisados que acabas de crear. Encima de las pilas de libros es un lugar ideal para exponer hallazgos de tiendas de segunda mano, recuerdos de viajes y otros artículos favoritos. Coloca en los espacios intermedios plantas exuberantes, fotos memorables o figuras divertidas.

  • Hazlo visualmente atractivo: 

Para dar a tu colección un aspecto despejado y pulido, agrupa los libros con alturas y anchuras similares. Esto creará un aspecto racionalizado sin dejar de ser funcional en todo momento. Refresca los libros desgastados o rotos envolviéndolos en papel a juego para darles un nuevo aire.